Wednesday, January 12, 2011

Mercados Financieros – “The big mo” (Fuente: The Economist, Vol. 398, Num. 8715)

"Mercados Financieros – “The big mo” (Fuente: The Economist, Vol. 398, Num. 8715)

Los inversionistas aman perseguir las acciones ganadoras. Los políticos deben tener cuidado con el impulso que esto crea.

Algunos compradores esperan durante toda la noche para comprar bienes en las ventas de enero. Cuando se trata de mercados de valores, sin embargo, los inversores toman el camino contrario: que acuden a comprar acciones que han subido de precio.

Este "efecto de impulso" (“Momentum effect”) ha estado en existencia desde hace más de un siglo y se ha observado en muchos países. Los inversores que compran las acciones con mejores resultados respecto al año anterior obtienen rendimientos muy superiores (diez puntos porcentuales al año) que los que compran los rezagados de los últimos 12 meses. Esta anomalía va en contra de la teoría académica, en la forma de la hipótesis del mercado eficiente, lo que sugiere que los movimientos de precios en el pasado no deberían proporcionar ninguna guía de los cambios futuros. No se puede explicar diciendo que las acciones de alto rendimiento son más riesgosas, o con el argumento de que los costos de transacción que participan en esta estrategia se comen todas las ganancias.

Aunque el efecto impulso se ha documentado ampliamente, nunca ha sido debidamente explicado. Tal vez los inversionistas reaccionan con lentitud, cuando la suerte la compañía cambia; un buen conjunto de resultados puede ser descartado como un golpe de suerte, pero después de dos o tres períodos de choques la acción se convierte en un valor maravilla. Otra posibilidad es que las administradoras de fondos crean el efecto de impulso “disfrazando” sus carteras con los últimos favoritos del mercado (se ve mucho mejor cerrar un trimestre teniendo a los líderes del mercado).

Un segundo enigma es por qué el efecto compensado mediante al arbitraje. La respuesta se encuentra probablemente en la oportunidad. Es evidente que el efecto impulso no puede durar para siempre, o los precios de las acciones crecerían hacia el infinito. Durante largos períodos (más de tres años o menos) una anomalía opuesta conocida como el efecto de valor se produce: las acciones que se encuentran deprimidas en el precio tienden a recuperarse. Los inversores cazadores del efecto impulso pueden quedar atrapados por el cambio de un efecto al otro, sobre todo cuando han usado el dinero prestado para tratar de mejorar los rendimientos.

Burbujas crecientes por siempre

Cualquiera que sea la razón de ser, el efecto impulso nos dice algo importante acerca de los mercados. La hipótesis del mercado eficiente es un recordatorio útil de que el inversor medio no puede esperar ganarle al mercado después de gastos. Como resultado, los vehículos de bajo costo como los seguidores de índice (“index-trackers”) y los fondos negociados en el mercado (“Exchange-trade funds o ETF) se han hecho populares. Pero el mero hecho de que el mercado es difícil de superar no lo hace racional. El análisis de un mercado irracional es muy difícil, tal como los trataron de anunciar la cúspide del boom puntocom descubrieron a finales de los años noventa. Un mercado irracional envía señales engañosas, haciendo que el capital que se asigne en los lugares equivocados, por ejemplo, fomentando la construcción de viviendas en Estados Unidos, España e Irlanda para la que había escasa subyacente demanda (opuesto a una especulativa). Las empresas que encuentran la manera más fácil para recaudar dinero gracias a estas señales del mercado pueden no ser aquellas con las mejores perspectivas de negocio.

Para los inversores, estas conjeturas resultan ya bastante complicadas. Pero ¿qué pasa con los reguladores? Los efectos impulso son una razón más para que se abstengan de imponer restricciones a las ventas en corto. Hacerlo simplemente impide (o más a menudo sólo retrasa) que los precios encuentren el nivel adecuado. Con demasiada frecuencia, al igual que el gigante energético fracasado, Enron, los vendedores en corto fueron los únicos lo suficientemente valientes como para ser escépticos respecto a los favoritos del mercado.

A nivel del mercado global, los efectos de impulso ayudan a explicar por qué las burbujas se desarrollan. Añadase junto con el dinero prestado y tendrá un desastre desde la elaboración, como el reciente Credit Crunch. Con demasiada frecuencia, los bancos centrales han tendido a dar a los compradores especulativos una apuesta de un sólo sentido, recortándo las tasa de interés cuando los mercados fallan, pero dejando sin cambios durante un auge de los precios de los activos. Incluso ahora, muchos todavía se adhieren al credo de Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal, que pensaban que los banqueros centrales no deben tratar de hacer estallar las burbujas, sino actuar para proteger a la economía cuando estalle. Sin duda, es difícil de detectar burbujas, pero los bancos centrales ya lidian con otros imponderables, tales como el tamaño de la brecha del producto potencial o el nivel de desempleo estructural. Y las burbujas de activos pueden ser desinfladas a través de límites de algunos tipos de préstamos en lugar de aumentos de las tasas de interés. Las economías pueden dejarse llevar por el impulso."


*Traducción realizada por José-Manuel Martin Coronado
Socio Principal del Estudio Martin Abogados
*La presente publicación se realiza con fines exclusivamente académicos.

No comments:

Post a Comment