Sunday, February 13, 2011

Reservas internacionales del Perú equivalen al 29.7% de su PBI y es el nivel más alto en América Latina | ANDINA (13.2.2011)


Lima, feb. 13 (ANDINA). El actual nivel de Reservas Internacionales Netas (RIN) que tiene el Perú equivale al 29.7 por ciento de su Producto Bruto Interno (PBI) correspondiente al 2010 y es el nivel más elevado entre las principales economías de América Latina, reportó hoy el Banco Central de Reserva (BCR).
Manifestó que dicho indicador denota la fortaleza de la liquidez internacional que tiene el Perú.
Este porcentaje es mayor al mostrado por los principales países de la Latinoamérica como Chile (14.8 por ciento), Brasil (13,9 por ciento), México (11,1 por ciento) y Colombia (10,4 por ciento).

Asimismo, señaló que el Perú junto a Brasil muestra fortaleza en el indicador de reservas internacionales respecto a meses de importación, por encima de 18 meses en ambos casos, según datos de Latin Focus.
“Estos favorables indicadores de solidez nos muestran que el nivel actual de reservas del Perú se constituye como un respaldo importante en caso de eventuales restricciones de financiamiento internacional”, refirió.

Añadió que tales cifras representan una fuente adicional de confianza por parte de los inversionistas extranjeros respecto a la estabilidad de la economía peruana.
Las reservas internacionales netas crecieron en 406 millones de dólares en enero de 2011, alcanzando un nivel de 44,511 millones de dólares al cierre de dicho mes, según el BCR.
“Esta mejora continua de la posición de la liquidez internacional, coloca a la economía peruana en una situación de menor vulnerabilidad frente a eventuales turbulencias del mercado financiero internacional”, explicó."
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
COMENTARIO:

Desde hace un buen tiempo, el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) ha incidido en que la acumulación de reservas es buena, pero, como ya es conocido por los economistas, mucho de lo bueno también puede ser malo (o por lo menos ya no tan bueno). En efecto, el exceso de un activo, en este caso las Reservas Internacionales netas (RIN) puede generar algunos problemas.

Más allá de las medidas populistas que se escuchan de cuando en cuando para que se "liberen" estas reservas y se pongan a disposición de la población mediante política fiscal, el rol esencial de las mismas es monetario, por lo que nos mantendremos en dicho campo. En efecto, tal como indica el citado organismo internacional "Reserves allow the country to smooth domestic absorption in response to sudden stops, but yield a lower return than the interest rate on the country’s long-term debt" (Jeanne y Reancière, IMF, 2006). En otras palabras, la acumulación excesiva puede llevar a una inadecuada asignación de los recursos.

Lo curioso es que el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) mantiene el discurso ciego que a mayores reservas simplemente el país estará inevitablemente mejor y punto, particularmente ante las restricciones de financiamiento internacional.

Dos particulares conviene aclarar:
i) La gran mayoría de la acumulación de reservas de los últimos años se ha debido a las compras de divisas realizadas por el propio BCRP para evitar la volatilidad en la caída del dólar.
ii) De los 44 mil millones de RIN, 32 mil millones, aproximadamente, corresponden a posición de cambio que es el verdadero dinero con el cual se dispone para enfrentar esas potenciales fricciones internacionales. Ello corresponde a menos del 29% del PBI.
iii) Más allá de la política cambiaria, durante la presente crisis internacional no han sido prácticamente usadas para contrarestar los potenciales efectos negativos.

Del mismo modo, el propio FMI afirma que en muchos casos, algunos países emergentes no están utilizando las reservas de la manera concebida inicialmente o teóricamente (evitar turbulencias internacionales) lo que sugiere que su finalidad principal no está siendo aprovechada, más allá de las intervenciones en el mercado cambiario.

Obviamente, tal como indican Jeanne y Reancière, uno de los determinantes del nivel preventivo de RIN es la probabilidad de incurrir en una moratoria de deuda, aspecto que en la actualidad se encuentra bastante controlado. De otro lado, el contra-argumento sería que justamente es precautorio, y se debe prevenir la posibilidad de tener un gobierno populista que simplemente decida gastarse esos 32 mil millones (pues los otros 10 mil millones son del resto del sector público y el sector privado).

Para tal efecto, el BCRP publica trimestralmente un reporte ("Nota de Estudios") sobre la gestión de las reservas internacionales. A decir de dicho reporte, 30 mil millones, en otras palabras, la gran parte de las RIN se encuentran invertidas en valores "de la más alta calidad". No obstante, el suscinto reporte no precisa por lo menos el rendimiento esperado de estas inversiones, las cuales, siendo de la más alta calidad (según indica el propio reporte), será de rendimiento fijo o por lo menos mixto. Otros 10 mil millones se encuentran en depósitos en el exterior, en lo cual tampoco se indica, por lo menos, si son depósitos en mercados emergentes o países desarrollados, pues la diferencia es muy grande. Asimismo, dado que afirman que el perfil de estas inversiones es conservador, lo más probable es que la rentabilidad de dichas inversiones sea relativamente baja, aunque no se proporciona dicha información al detalle.

Si bien los estudios sobre el nivel óptimo de RIN no son concluyentes, tampoco resulta adecuado ni humilde anunciar como éxito una acumulación de RIN de casi el doble de los países vecinos, a niveles próximamente cercanos a los países asiáticos.

Definitivamente, el perfil bajo (en algunos casos) y el control de las expectativas (no sólo inflacionarias) es un rol muy común de los Bancos Centrales, lo cual es complementado con el sigilo y secreto parcial del detalle de sus operaciones.

Ahora bien, la Ley Orgánica del BCRP, norma publicada hace ya muchos años, no exige tal nivel de detalle. Aún más, la mayor producción normativa aplicable al BCRP es la generada por el propio BCRP mediante sus Resoluciones, Directivas o Circulares. Lejos nos encontramos de un nivel de regulación, de control y de transparencia de este Organismo Constitucionalmente Autónomo (OCA); aunque dichos síntomas son comunes en los Bancos Centrales de países más avanzados tales como el Banco de la Reserva Federal (FED) o el Banco Central Europeo (BCE).

El Banco de bancos, por lo menos a nivel de regulación monetaria, es decir el FMI ya ha dado su aviso de alerta ante el incremento continuo, desproporcionado y a veces sin límite de las reservas internacionales en los países emergentes, y ha propuesto el canje y acumulación de los Derechos Especiales de Giro ("Special Drawing Rights" ó SDRs) creados por el propio FMI, como activo principal para las Reservas Internaciones de los diversos países. Si bien parece un intento por recibir un activo financiero casi en desuso, también se ha iniciado la discusión sobre la idoneidad del uso de estos mecanismos financieros para evitar la acumulación directa de RINs en el seno de los propios países emergentes.

También puede decirse que el FMI necesita más recursos desesperadamente y utiliza esta medida a fin de solventar su financiamiento propio y el de los años restantes de la presente crisis y recuperación internacional. No obstante, lo cierto es que la participación de SDRs que tengan los países, tienen un impacto directo en la representación, quórum y poder de votación en las reuniones de "Gobernadores" (Presidentes de Bancos Centrales y Ministros de Economía de cada país) del FMI, de acuerdo con las normas que regulan las actividades de dicho organismo internacional. Durante el año 2010, también se estudió ampliamente esta reforma en la gobernabilidad dentro de la citada institución.

En conclusión, la política monetaria no debe estar sometida a medias verdades con el fin último de controlar u organizar las expectativas inflacionarias y no inflacionarias. El mundo monetario es más complejo para afirmar que una sola institución es capaz de prever todos los choques internacionales sin una ayuda directa o indirecta de un organismo internacional monetario (FMI) de otro lado. El mayor nivel de transparencia y detalle en las operaciones del BCR, por ejemplo en la cartera de inversiones del las RIN, es una condición necesaria para el estudio del nivel óptimo de las mismas. Esperemos que el BCR descienda a tierra sabiendo que hay un organismo por encima y una población por debajo con los cuáles debe coordinar más, sobre todo para evitar que la ausencia de tal coordinación genere que el siguiente gobierno reaccione con políticas fiscales bruscas por no saber el verdadero rumbo de la política monetaria. 


José-Manuel MARTIN CORONADO
Economista-Abogado
Socio Principal 
ESTUDIO MARTIN ABOGADOS

No comments:

Post a Comment