Wednesday, April 6, 2011

El futuro de la energía nuclear


La crisis en Japón consecuencia del sismo de 8.9 grados ha generado pérdidas humanas, desaceleración económica, riesgo de contaminación radiactivas, y muchos otros problemas, no solo al país nipón sino a todo el planeta, por lo cual Japón anunció que el futuro de las plantas de energía nuclear será uno de los principales temas a tratar en la cumbre de verano del Grupo de los Ocho (G-8) a realizarse en Francia en mayo de este año. Antes de la catástrofe en Fukushima la mejor alternativa al uso de energía no renovable, debido a que no genera efecto invernadero por lo cual los ecologistas de hace 20 años promovían el uso de este tipo de energía. 


En el mundo existen 442 reactores repartidos en 29 países, en Estados Unidos se concentran 104 centrales nucleares, le sigue Francia y Japón con 58 y 54 plantas respectivamente. Francia es el país con mayor dependencia de energía nuclear, la cual satisface alrededor del 76% de la demanda energética en ese país. En Japón los reactores operativos abastecieron el 24,9% de la electricidad usada por los nipones en 2008, mientras que en Estados Unidos ese porcentaje fue del 19,7%. En otros países como España (8 rectores) la producción de energía nuclear representa el 18.3% de la electricidad producida en el país; mientras que en México (2 plantas), y Brasil (2 plantas) la proporción es de 4% y 3.1% respectivamente. 

Esto implica, por supuesto, que con Fukushima no termine la era de la energía nuclear, porque es prácticamente imposible que la economía planetaria logre prescindir de esa fuente de energía, basta con recordar que Rusia ha reiterado su compromiso con la energía atómica y defendido en Minsk, la capital de Bielorrusia, el plan de construir una central nuclear en ese país que todavía sufre las secuelas del accidente ocurrido en Chernóbil en 1986. Especialmente los países en desarrollo, China e India, los cuales están demandando mayor cantidad de energía para poder mantener el nivel de producción actual. Perú no es ajeno a esta situación porque desde el año pasado se mantiene (a manera de rumor) que la demanda de energía está por encima del nivel producido, por lo cual nos podremos enfrentar en un par de años con una escasez energética. 

Retornando al ámbito internacional, se puede mencionar que consecuencia de la catástrofe oriental China, España y Bélgica van a someter a un exhaustivo análisis la seguridad de sus centrales, sumándose así a Francia, Rusia, Suiza, Alemania, y Tailandia. Estas dos últimas paralizarán la producción o construcción de centrales. 

Ante esta situación se ha retomado el tema del empleo de energías renovables alternativas a la nuclear, es decir energía solar, eólica, etc. Estas representan en el mapa mundial energético alrededor del 5% del total de producción de energía mundial. Esto se debe a que aún estas alternativas energéticas son muy caras de implementar, pero eso es solo considerando el costo de implementación. Es decir, el costo operativo, mientras que no se consideran los efectos futuros, a diferencia de la energía renovable la cual tienen externalidades positivas a largo plazo. De hecho solo en lugares en donde el precio de la energía es muy caro, el empleo de energía renovable se presenta como una adecuada alternativa. 

En ese sentido, es necesario el apoyo de los gobiernos en el desarrollo o implementación de estas alternativas energéticas, un ejemplo son las propuestas de que el estado construya centrales de almacenamiento de energía en desiertos o en zonas con fuertes vientos, que brinden energía a las ciudades, sin embargo esto es muy costoso en lo que se refiere a trasportar la energía desde esos lugares a la ciudad, y aún están en prueba porque si bien se puede extraer energía de los rayos solares, aun no se realiza de forma capaz de mantener un abastecimiento constante. Finalmente se debe tomar conocimiento del peligro de la energía nuclear tomando medidas para minimizar el riesgo pero no debe descartarse como alternativa de la energía no renovable, pero inclusive no debe ser una alternativa permanente sino temporal, debido a que el principal objetivo del uso de energía nuclear es servir de transición (o colchón) a la reducción de energía no renovable hacia el uso de energía ambiental. Es decir establecer un sistema de energía renovable que no sea contaminante.

Edward Neciosup Ramos 
Consultor Junior 
ESTUDIO MARTIN ABOGADOS
http://www.estudiomartinabogados.com 




No comments:

Post a Comment