Tuesday, May 3, 2011

Día del Trabajo ¿Tiempo para celebrar? (Traducción de la Entrada anterior)


Todo el mundo está familiarizado con el Día del Trabajo. Algunas personas se benefician de ella y otros no, pero todo el mundo sabe que por lo general no hay un día del año dedicado al trabajo. En concreto, este día de fiesta gira en torno a la norma de ocho horas al día, que hoy en día es seguida en muchos países.


Debe haber una doble celebración, sin embargo. Hoy en día, los trabajadores de todo el mundo están teniendo momentos difíciles para encontrar un trabajo o de mantenimiento de uno. Como cuestión de hecho, el desempleo (la falta de trabajo) está a punto de ser tan famosa como la propia obra, especialmente en los países desarrollados. 


¿Es un buen momento para celebrar? Tal vez sea, tal vez es inevitable en algunas sociedades, pero debemos hacer una pausa y pensarlo un poco.




¿Ocho horas al día? ¿Es bueno? ¿Es malo? ¿Es rentable? ¿Sigue siendo bueno para los asuntos de familia? Hay una gran discusión en torno a la jornada de ocho horas, especialmente porque algunos países de todo el mundo no siguen esta regla básica. 


El argumento principal es que menos tiempo en el trabajo significa más tiempo con la familia y eso es bueno para una sociedad. Esa es una idea noble, pero por el contrario, si el reposo es igual a fiesta, viajar o salir con amigos, que pueden ser muy buenas para el consumo pero no para la familia. Por otra parte, menos trabajo, pero mismo salario. Muy buena para el consumo, menos bueno para la empresa, a no ser que la productividad aumente también. Algunos pensamientos a esto.


El argumento contrario es que más horas de trabajo son necesarios, especialmente en tiempos de recesión. En este caso, los países desarrollados no se debe sobrestimar su potencial de producción y la productividad, la productividad porque ellos todavía tienen índices de crecimiento muy bajos. De hecho, países de mano de obra menos calificados dedican más tiempo para trabajar, lo que hace que los más desarrollados sean más productivos porque ellos todavía tienen índices de crecimiento muy bajos. En ese lado del mundo, las familias no son más ni menos conflictiva que en los países desarrollados. Más ideas a eso también. 


¿Cuál es la lección, entonces? ¿Más o menos horas de trabajo? El elemento clave es el equilibrio, la productividad en el tiempo. ¿Qué es mejor, a trabajar 12 horas al día y para producir 120 (dólares, euros o en nuevos soles) o para trabajar 8 horas y para producir la misma cantidad de salida. Es evidente que la segunda opción porque la productividad es mayor. 


Por supuesto, algunos podrían decir que los trabajadores están siendo explotados por demasiado trabajo o las horas de trabajo de más. La cuestión clave, de nuevo, es la productividad, si el trabajador es productivo no tiene demasiado, más que la tradicional ocho horas, pero aun así, él o ella podría trabajar menos horas, por lo tanto disponer de más tiempo libre para estar con la familia. 


¿Quién es el responsable de esta productividad? Tanto para el trabajador y el empleador. El primero debe darse cuenta de que para tener un buen trabajo, en términos de horas, él y/o ella tienen que ser productivo. Por otra parte, el empresario tiene que entender que los trabajadores se han restringido el presupuesto y el tiempo, y sus habilidades se podrían mejorar para hacer una obra mejor y producir más. Es por eso que no es de extrañar que las grandes empresas tengan este tipo de política de recursos humanos. 


Hay un problema, sin embargo. Los salarios. La riqueza de un trabajador no depende únicamente de la convivencia con la familia, tiene que venir con un salario justo. ¿Qué es un salario justo? 


Los economistas, y algunas escuelas de pensamiento,  entienden que los salarios tienen que ser directamente emparejado con la productividad. En anglosajón salarios países están representados en términos de productividad, que es "dólares por hora" o "libras por hora". A nivel técnico, también se acepta en otros países (es decir, Francia, España), pero el conocimiento común y los políticos no aceptan de la misma manera. 


Los abogados creen que el salario justo es el acordado por las partes, el empleador y el trabajador, y no podrá ser inferior al salario mínimo. Aunque podría haber algunas sanciones o incentivos relacionados con la productividad, el propio salario no depende necesariamente de la misma. 


El mercado laboral es muy complicado, incluso para los abogados y economistas, así como otros especialistas, pero la idea principal es que el empleador tiene que valorar lo que su empleado es un valor y darse cuenta de que el valor del salario que ofrece y la labor de la exige no tener un efecto privado (el presupuesto del trabajador), pero otros dos, una macroeconómica y una social. Y el trabajador tiene que darse cuenta también que los empleadores no los contratos por razones superficiales, sino por el trabajo que son potencialmente capaces de hacer y el salario que reciben tiene que ser bastante ganar.
José Manuel Martin Coronado
Estudio Martin Abogados

No comments:

Post a Comment