Tuesday, July 12, 2011

Un gran crecimiento con agujeros microeconómicos.


En el Perú, la informalidad es un problema muy grave, el cual vive la gran mayoría de su ciudadanía. Se discute mucho sobre el impacto que tiene en la economía, pues esta falla de mercado ha alcanzado niveles preocupantes y distorsiona de manera significativa la demanda interna, afectando también el bienestar social y el objetivo que busca el próximo gobierno: prosperidad e inclusión social.


Las cifras de la informalidad en el Estado peruano, son impactantes. El Perú se ha convertido en la sexta económica más informal en el mundo y la tercera en la región de Latinoamérica (superado por Bolivia y Panamá). Más del 60 por ciento de la economía peruana es informal, y el 73 por ciento de las pymes pertenecen a la economía subterránea. 

Esto viene acompañado con el tipo de cultura que se vive en el Perú, donde se rescatan principalmente: “la cultura combi”, “la cultura chicha” y “la cultura del vivo”. Sin duda, el tema de la informalidad es muy complejo, y debido al bajo nivel de educación, aún no es tan factible que el ciudadano peruano se desprenda de este tipo de vida. Por ejemplo, aproximadamente el 60 por ciento del mercado de software en el Perú es “pirata”. 

Todo lo mencionado anteriormente, afecta directamente al empleo, el cual tiene un valor cercano al 80 por ciento (trabajo informal) de la Población Económicamente Activa (PEA), siendo muy representativo en Latinoamérica. Esto curiosamente afecta junto a la descentralización a las localidades más pobres del Perú (San Martin, Huancavelica y Ayacucho), es decir, no se está fortaleciendo el desarrollo en la economía, y la falta de intervención del Estado (de manera eficiente y eficaz) está arrojando valores alarmantes. 

Un punto en debate son las barreras de entrada de las pymes, al sector formal. Pues los procesos administrativos, en su totalidad, no permiten el ingreso de manera exponencial, y como se generan mayores costos de transacción junto a la pésima cultura, en su mayoría la conclusión será que el “nuevo microempresario” apostará por inmiscuirse en la economía negra o subterránea. Por tales motivos, será necesario abordar estos temas en los próximos meses, pues los valores se estarían desbordando de manera considerable en comparativa con el crecimiento del Estado peruano.

Asistente en Investigación Económica
Estudio Martin Abogados

No comments:

Post a Comment