Monday, January 6, 2014

El punto medio de la Regulación Económica para los anti-políticos: Ni Derecha ni Izquierda. [J.M. MARTIN]

Uno de los principales problemas de la Regulación Económica es la connotación política que ésta conlleva. A pesar que sea reconocida como un instrumento constitucional válido para que el Estado intervenga en la economía, existen posiciones extremas que afirman que cualquier intervención es, valga la redundancia, "intervencionista" y, de ello, nociva per se tanto para la economía (sic) como para la libertad

Analizando con un poco más de tranquilidad dicho concepto, puede afirmarse que una absoluta ausencia de regulación puede ser considerada "liberal" (en el sentido latinoamericano) y mucho más cercana (aunque no sea técnicamente correcto) de la corriente política de Derecha. Por otro lado, una intervención total, simplemente será interpretada como una política de izquierda, intervencionista.

Esclarecidos los extremos, lo cierto es que la Regulación Económica no se encuentra en ninguno de éstos, sino que es una expresión débil de este intervencionismo "justificado". Definitivamente un político de extrema Derecha podría afirmar que cualquier tipo de intervención del Estado en la economía es injustificada, aunque ello podría ser contraproducente con algunas perspectivas que tiene la extrema derecha, por ejemplo la francesa, respecto de diversas libertades económicas y no económicas. 

Por ello, en primer lugar no es correcto encasillar la Derecha y la Izquierda en términos políticos según el nivel de intervención del Estado en la Economía que dichas corrientes prefiere, pues se encontrarán diversas inconsistencias en el camino, muchas que enfrentarán las libertades económicas individuales con las empresariales.

Así mismo, ¿como puede realmente saberse si una Regulación Económica específica se encuentra justificada? ¿Es posible justificar una intervención en casi la totalidad de la economía? ¿En la mayoría de la economía? ¿En una parte no mayoritaria pero importante de la misma? Aún no hay un criterio objetivo, lo cual permite la persistencia de decir que cualquier regulación representa una manifestación de un intervencionismo de izquierda, por no decir de algunos exagerados, versiones modernas de "Socialismo" o "Comunismo".

Es imposible que el Estado no intervenga en lo absoluto en la Economía, pero sí es factible que se desarrolle aún más técnica y objetivamente la presunta "justificación" de dicha intervención, a fin de que no sea interpretada como una discrecionalidad de la Administración Pública o como una maniobra política. 

La Regulación Económica, como rama especializada que manifiesta una intervención "ligera" en la Economía (en comparación con otras medidas más drásticas), se merece respeto debido. No obstante, hasta entonces, seguirán existiendo comentaristas (no analistas) que vayan en contra de cualquier intervención y otros que vayan en contra de cualquier ausencia de intervención, adicionando el matiz político como argumento principal.

Socio Principal

No comments:

Post a Comment